02
Dic
07

Domingo 2 de diciembre: historia para osos que no pueden dormir

 

Cuarta entrega, por anabear

 

Queridos Osos insomnes o dormilones (ser dormilón es el polo negativo del ser insomne; tengo a un amigo, llamado Marmoto, que duerme mucho; a veces me dice que se va a leer, pero en realidad se va a dormir; duerme unas siestas terribles que terminan preocupándome; veo las horas que pasan y pasan y me invade una impaciencia de mosca y como soy una persona optimista, me digo : ¿estará enfermo? ¿le habrá pasado algo?… cuando por fin sale de su antro y oigo su silbido, me siento aliviada; siempre me dice : « ¡Uuuuh! ¡Cuánto dormí! Me voy corriendo a mis quehaceres… ¡Qué tarde que se hizo! » Es esto lo que no llego a comprender : que una persona duerma a pierna suelta, sin escamotearse el tiempo y que luego se despierte apurada. ¿Dónde está la economía ? Una de las razones por las que duermo tan poco y tan mal es porque siempre consideré que era una pérdida de tiempo; mi abuela, que era osa sabia, decía : «Ya descansaremos bastante cuando estemos muertos »; eso mismo me digo yo desde que soy osita…)… sí, estaba diciéndoles, queridos Osos que duermen y que no duermen, que hoy no tengo ganas de contarles ninguna historia; aunque tuviera gafas y un mantón negro de lana, falda de cuadros azules y zapatillas y me meciera en una butaca y estuvieran todos sentaditos en el suelo, mirándome con ojos encandilados, esperando a que siga contándoles la historia de la Osita que no se llega a dormir o la primera o una tercera que se me ocurra, una abuela típica como las que aparecen en las ilustraciones clásicas o las cajas de bombones de chocolate de las pastelerías de pueblo, no lo haría, porque en días como hoy solo tengo gana de dormir para olvidarme de las cosas. De veras que no me sale nada hoy, ni tengo la más mínima idea de porqué la Osita con ricitos no llega a dormirse en esa cama tan acogedora, tras haberse bebido una tacita de chocolate lleno de magnesio y de leche caliente que facilita el sueño, a veces mejor que un té de tilo. Si la Osita logra a dormirse y la familia llega en breves instantes, la historia se acabará ahí. Y no tengo ganas de que se acabe. Creo que lo que me da más pena cuando empiezo a leer un libro es saber que ese libro tiene un final. Es posible que sea insomne porque sé que al otro día de todas maneras me voy a despertar y que acostarme me resulta totalmente inútil. Nosotros, los osos, tenemos una relación al sueño muy particular. Cuando hace buen tiempo, casi no dormimos. Vivimos concentrados en la preparación al sueño de la hibernación. Dormir es algo muy serio. Cuando sabemos que el frío atenúa nuestras fuerzas y que poco haríamos de nuestra vida, nos metemos en una cueva para olvidarnos de todo… Nos damos unos meses para dormir y luego se acabó. Y volvemos a la vida más fuertes que nunca. Cuando era osita, yo tenia la impresión que dormir era ensayar la muerte.
Buenas noches, amigos osos.
Y hasta pronto, para conocer el resto de la historia…

 

goldilocks-the-three-bears-capitol-db-121_-margaret-obr.jpg

Anuncios

9 Responses to “Domingo 2 de diciembre: historia para osos que no pueden dormir”


  1. 1 conejomarmotamarmoreo
    diciembre 3, 2007 en 3:04 pm

    qué bonito, señora osa… de niño dormir era ensayar la muerte, hasta que me hice marmoto y me crecieron las orejas de gato, el hocico, y los dientecitos para rascar zanahorias y desplumar gorriones.

  2. 2 Anabear
    diciembre 3, 2007 en 8:24 pm

    Veamos,veamos : se volvio marmoto pero con orejas de gato (lo que explica que desplumara gorriones) y dientecitos para roer zanahorias…lo que significa que también era conejo…No serà una especie de conejillo de india que maulla?
    En mi cuento aparecerà pronto un animalito muy lindo también pero no tan raro…Tendrà la paciencia de esperarlo?

  3. 3 soloosos
    diciembre 3, 2007 en 10:33 pm

    Como es ese animalito? Queremos saber. No tenemos paciencia para esperar más. Queremos saber, todo, ahora mismo. Que anabear tarde menos en publicar sus historias para osos que no pueden dormir. Y, aprovecho para pedirle también, de paso, que termine de contar al menos una historia. Con tres historias a la vez, se me embarulla el cerebro, que ya está bastante embarullado de por sí. ¡Por favor! Un adelanto.

  4. 4 conejomarmotamarmoreo
    diciembre 4, 2007 en 12:43 am

    Me genera mucha la ansiedad de ese animalito lindo. Y yo que creía haber despejado el insomnio de mi vida…

  5. 5 Osana
    diciembre 4, 2007 en 10:25 am

    A veces me pregunto si esa osa vieja cuyo pelaje imagino sin lustre no serà un titere manipulado por el Senor S.O. de este blog…O sea que cuando reclama màs episodios es pura comedia porque sabe muy bien por donde anda el cuento…

  6. 6 Anabear a conejomarmotamarmoreo
    diciembre 4, 2007 en 10:41 am

    querido animal mitologico :
    como dijeron, anabear es osa vieja con poco “lustre” y poco fuste màs de una vez…en cambio ama profundamente a los insomnes (aunque no sean osos). Lamenta que su insomnio se haya agravado por su culpa porque la historia nunca acaba y lo deja en una espera continua…Pero no le parece que “esperar” da finalidad a la vida? No le parece que el insomnio le da nobleza al sueno? Pues esperar para dormirse, esperar que uno acabarà durmiéndose por fin, es creer que todo es posible. Ese momento desesperante en que contamos las horas y miramos desalentados como pasan en el despertador, es una vigilia cuya finalidad es alcanzar el conocimiento de ese momento intenso que siempre se escapa, que nunca llegamos a captar porque es huidizo : el instante màgico en que el sueno puede con nosotros y vence.Y nos precipita en el mundo de los suenos, siendo las pesadillas la ultima lucidez que nos queda para que recobremos vida, aunque nos caigamos de la cama como Little Nemo.

  7. 7 Anabear a Soloosos
    diciembre 4, 2007 en 10:49 am

    Si bien entiendo, Solososos, soy muy confusa cuando cuento…A usted le gustaria una historia lineal, sin digresiones, sin evasion finalmente.Qué me reprocha??? De dejarlo en plena confusion mental?
    Me gustaria saber si su insomnio se agravo también pues me da el pàlpite que en vez de ser lenitiva esta historia que voy contàndoles se vuelve un excitante y en vez de ser té de tilo es café fuerte…
    Qué error!!!!!!!!!!! Que fallo para mi que pretendo dormirlos como ninos buenos y angelitos del cielo :pero, no serà porque son ninos malos y diablitos??????
    Y ahora que lo pienso imaginé a un ser malisimo que les va a dar pesadillas horribles, un ser nefasto acompanado de otros seres “odiosos” en sentido primero :que odian los osos.
    Creo que les voy a quitar el poco sueno que les queda!

  8. 8 soloosos
    diciembre 4, 2007 en 1:31 pm

    Mi insomnio, desde que leo las historias de Anabear se agravó, como el de todo el mundo. Puedo dormir algunas escasísimas horas cada noche, pero de inmediato me despierto perturbado por una pesadilla. Esa es mi actual ocupación: coleccionar pesadillas. Me gustaría que anabear, además de escribir sus historias para hacerme dormir, me escribiera también los sueños que voy a soñar. ¿Es posible?

  9. 9 Anabear a Soloosos
    diciembre 4, 2007 en 3:11 pm

    si, es posible :todo es posible para una Osa contadora; antes de irme a dormir a mi antro esta noche intentaré mandarle el sueno que va a tener esta noche.
    Por el momento me contento con plantar la escena.
    El sueno se situa durante una cena en casa de unos amigos suyos; es una cena de Navidad; en medio de la mesa pusieron un jardin de mesa con un àrbolito de navidad con decoraciones miniatura a escala del àrbol; al pie del àrbol hay piedras y musgo y unos osos de peluche que parecen contemplar el abeto a menos que estén decoràndolo todavia???
    (luego sigue el sueno)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Autor/Auteur

DIEGO VECCHIO, Buenos Aires, 1969. Reside en Paris desde 1992.

Publicó "Historia calamitatum" (Buenos Aires, Paradiso, 2000), "Egocidio: Macedonio Fernández y la liquidación del yo" (Rosario, Beatriz Viterbo, 2003), "Microbios" (Rosario, Beatriz Viterbo, 2006) y "Osos" (Rosario, Beatriz Viterbo, 2010).

Contacto: dievecchio@gmail.com

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: