26
Dic
07

Mercredi 26 décembre: nouvelles du monde des ours

Fabriquer soi-même son nounours

Longtemps après les enfants canadiens et américains, c’est au tour des petits Français de pouvoir fabriquer eux-mêmes le nounours de leurs rêves. “L’atelier Nounours” a ouvert ses portes, à l’automne, aux Galeries Lafayette, boulevard Haussmann, à Paris, et dans les douze boutiques Vertbaudet de province.

Il propose 35 modèles différents de peluches, toutes vides (25 euros l’une) – des oursons, mais aussi une tortue, un chiot, une grenouille, un lionceau, un koala… -, que l’enfant remplit de mousse, grâce à une machine à pédale qu’il actionne lui-même. Il peut ainsi obtenir le moelleux qu’il aime.

La peluche ayant vu le jour, on lui délivre un certificat de naissance. Après quoi, le chérubin peut choisir de l’habiller en pompier, en ballerine, en pirate… (entre 6 et 15 euros le vêtement). Enfin, il fait broder le message qu’il souhaite, ou le nom de son nouveau jouet, sur la petite tenue (5 euros) : l’intervention est très rapide, grâce à la présence dans l’atelier d’une brodeuse numérique.

Pour terminer de personnaliser ce jouet, l’Atelier Nounours propose de glisser dans le petit corps une puce sonore en forme de coeur, qui permet à l’enfant d’enregistrer sa voix ou une chanson, et même d’en changer une fois de retour à la maison (8 euros l’option).

Conçu comme un ami pour la vie, ce nounours-là ne plaît pas seulement aux tout-petits. “Le coeur avec sa puce enregistrable plaît tout particulièrement aux amoureux qui s’adressent, par nounours interposé, un mot doux”, raconte Johanne Bertin, associée de Julien Lascar, le créateur du concept de l’Atelier Nounours. “Nous avons même eu ce jeune homme qui a fait sa demande en mariage via un petit tigre blanc, l’animal préféré de sa dulcinée”, précise-t-elle.

patron-ours.jpg

LAINE CARDÉE, YEUX DE VERRE

L’Atelier Nounours, qui a le vent en poupe après seulement trois mois d’existence en France, s’inspire de l’Américain Build-a-Bear, une grande chaîne qui possède dix ans d’expérience et trois boutiques actuellement en banlieue parisienne (Arcueil dans le Val-de-Marne, Vélizy dans les Yvelines et la Défense dans les Hauts-de-Seine).

Pour les amoureux de jouets à l’ancienne, la boutique Pain d’épice, passage Jouffroy, dans le 9e arrondissement de Paris, propose des kits nounours incroyables : avec des fourrures de mohair ou de laine cardée, des yeux de verre, des articulations et des billes de lestage…

Reste à bien savoir tirer l’épingle. Mais la maison organise des stages pour les candidats à un loisir créatif d’un nouveau genre. Après les adultes et les ados, ces stages s’ouvriront aux petites filles ou aux petits garçons de 10 ans, dès la fin janvier 2008.

Le Monde, 25/12/2007

wynledesign11.jpg
Anuncios

7 Responses to “Mercredi 26 décembre: nouvelles du monde des ours”


  1. 1 Osana
    diciembre 27, 2007 en 10:19 pm

    Los màs bonitos osos, los màs emocionantes son los que llegan un dia en nuestra vida sin que los hayamos esperado o tras haberlos esperado con impaciencia,los que llegan por sorpresa y los que nos aparecen en suenos…
    Y yo que amo tanto los osos, creo que no podria hacerme un oso para mi; solo podria hacer un oso para alguien que quiero…Me parece ser mision imposible e idea de adulto que olvido quién y como es un nino (una idea meramente comercial ademàs) proponer a una persona idear su oso “ideal”; un oso no puede ser a nuestra imagen ni doblegarse a nuestros deseos; si me preguntaran :como querrias tu oso????Dulce o rasposo? Con barriga tensa y dura o con cuerpo molludo? Con orejas grandes y muy apartadas o orejas chiquititas?
    Contestaria:
    No sé!!!!!!!!!
    Porque entre los osos y yo siempre fue una aparicion, un flechazo.Fue verlos en una escaparate, una repisa de jugueteria y decirle subitamente :quiero llevarte conmigo a mi casa…
    Se necesita sentir esa emocion extrana del encuentro, sentir como nos estàn llamando, en una sensacion inexplicable, un vértigo emocional. Cada vez que me enamoré de un oso fue porque vi en sus ojos una tristeza inmensa y que me fue imposible dejarlo un minuto màs en la soledad.Que mi vida sin él me parecio imposible.A la vez lo salvaba y me salvaba.
    Hacer su oso es privarse de todo esto y no querer vivir semejante aventura; es no haber comprendido absolutamente nada a la relacion que existe entre los amantes de los osos (los de verdad)y los osos. Comprar un oso es un acto que se escapa casi del acto comercial, es un impulso que comparé siempre con el que nos echa entre los brazos de otro ser,una seduccion casi màgica totalmente incomprensible.

  2. 2 soloosos
    diciembre 28, 2007 en 8:24 am

    Es verdad, estoy de acuerdo con Osana… Sería tan fácil (y a la vez tan horrible)ir a las Galerias Lafayette y decirle a una vendedora: quiero un oso que sea joven (1000 euros), lindo (800 euros), que tenga una barba negra (500 euros), mirada expresiva (400 euros) inteligente (200 euros), que haya leído a los Taddeys (50 euros)y que pueda citarme de vez en cuando algún pasaje de Deleuze (10 euros)… Es mejor abandonarse a los encuentros inesperados… Y que advenga lo que tenga que advenir. ¿No?
    Una pregunta; ¿qué podemos hacer, si un día, vemos en un escaparate un oso, y nos decimos, sin dudarlo, “quiero a ese oso”, pero, luego, nos damos cuenta, de que el oso, que es un oso dudoso, no quiere o mejor dicho, no sabe si quiere?

  3. 3 Osana contesta a soloosos
    diciembre 28, 2007 en 9:32 am

    querido soloosos,
    noto una ambigüedad en sus propositos a menos que sea un lapsus????Es la palabra “dudoso” en su ultima frase…Qué quiso decir? Temo no entenderlo bien. Quiso decir que es un oso que duda de si y de los otros, a quien le es dificil tomar decisiones, que no sabe qué pensar de algun asunto, que no se determnina y tarda en decidirse o que es un oso del que debe uno desconfiar?
    Por mi parte desconfio de la gente que duda que me parece siempre problemàtica; una cosa es ser prudente y reflexionar y otra no saber qué se quiere y dudar, poner pegas a todo y a todos.
    Entre nosotros y un oso el mecanismo es siempre el mismo : un flechazo espontaneo; si el oso en el escaparate se resiste, hay que dejarlo; me paso alguna vez de ver a un oso que me conmovio; entré en la tienda y cuando me lo trajeron y lo tuve entre las manos, me di cuenta que “no”, que habia sido una falsa impresion; todos los osos que viven en mi casa no vieron nunca ninguna vacilacion y cada vez que los veo siento el mismo impluso carinoso, como si los estuviera viendo por vez primera. Creo que lo que me fascina en el amor por los osos de peluche es eso : que nuestro amor por ellos no obedezca a ninguna racionalidad;me dio gracia su evaluacion mercantil, que haya empezado por la juventud y acabado por Deleuze que huyo de la vejez; me parece la juventud demasiado valorada…Ah, queria decirle también que las barbas negras remiten a los ogros fatalmente. “Ana, alma mia, hermana querida, no ves llegar a nadie????
    Siempre llega algun mosquetero a tiempo en nuestra vida para salvarnos

  4. 4 ourson
    enero 3, 2008 en 6:48 pm

    Moi j’aimerais bien en fabriquer un pour soloosos. Je crois l’avoir déjà rencontré. Mais je ne sais s’il se souvient de moi. En tout cas, je mettrai dedans : “j’aime soloosos de toutes mes forces d’ourson”. Et je le lui remettrai.

  5. 5 soloosos
    enero 3, 2008 en 8:26 pm

    ohhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!! Igual digo.

  6. 6 Daniel(Vaspoc Project)
    enero 31, 2008 en 1:30 am

    Hola, soy Daniel, para todos los amantes de los osos, si estan interesados, soy el creador de un proyecto para ayudar a sacarlos de via de peligro de extincion, si estan interesados, agreguenme: vaspoclink@hotmail.com, pronto tendra pagina web.
    Muchas Gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Autor/Auteur

DIEGO VECCHIO, Buenos Aires, 1969. Reside en Paris desde 1992.

Publicó "Historia calamitatum" (Buenos Aires, Paradiso, 2000), "Egocidio: Macedonio Fernández y la liquidación del yo" (Rosario, Beatriz Viterbo, 2003), "Microbios" (Rosario, Beatriz Viterbo, 2006) y "Osos" (Rosario, Beatriz Viterbo, 2010).

Contacto: dievecchio@gmail.com

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: